Hoy tenemos un acontecimiento singular que celebrar: El 20º Aniversario (19 de octubre de 1996) de la fundación de la Asociación Wawitai. A lo largo de estos años, cientos de niños y sus familias, en diversas partes de América y África han podido sobrevivir y salir adelante con mayor dignidad, recibiendo una educación y formación que quiere comprometerles con su sociedad, su familia, y crear un mundo algo mejor de lo que el entorno les ofrecía. No podemos aspirar a grandes proyectos, pero con actuaciones, en lugares concretos, como la Guardería el Ángel, la parroquia de barrio de Chimsapo y los hospitales de Lilongüe, contribuímos a mejorar un poco este mundo con nuestra pequeña infraestructura… Mejorar este mundo es una labor personal de cada uno de los que aquí estamos. Dejar a nuestros hijos una tierra en la que puedan encontrar la paz, la libertad y el amor…

La nueva desgravación del IRPF, permite que las cuotas donadas a Wawitai, tengan una mayor deducción en el impuesto. Lo que podría contribuir al incremento de las aportaciones personales, pero no ha sido así. Esto y la nueva manera de emitir los recibos a las entidades financieras (SEPA). Nos han generado un esfuerzo adicional, ya superado. Las dificultades de contacto con asociados que cambian de domicilio, y que bien por despiste, o porque ya no quieren contribuir, ya no aportan sus cuotas, nos causa gran tristeza… Por ello os rogamos encarecidamente, que notifiquéis cualquier cambio en los datos bancarios o de nuevo domicilio.

Mantenemos nuestros proyectos de Bolivia y Malawi, y hemos iniciado contactos con una misionera Zaragozana que trabaja en Etiopía, aunque no se ha concretado la ayuda hasta este momento. En enero nos visitó Julio Feliú, aportando fotografías y documentos que justifican la labor realizada con la ayuda enviada, además de su testimonio personal. En tal fecha salió para Malawi un equipo médico a trabajar 2 meses en el Hospital Central de Lilongüe, y el otro, continuo hasta abril. Durante 4 meses se mantuvo la actividad médica con nuestro apoyo económico para la compra de medicamentos. Fué muy gratificante la cena con el personal del primer equipo que viajó a Malawi. Poder compartir las experiencias vividas, que les enriqueció a ellos y nos animó a nosotros a continuar este gratificante proyecto hacia los niños enfermos del país. Se solicitó al COMZ una nueva subvención, que en esta ocasión no fue preseleccionada. Otro año será…

En mayo, noticias de Julio nos alarmaron. Fue trasladado de urgencia a Sudáfrica, por un problema de movilidad en las piernas. Al no recibir noticias directas, crecióo la alarma. Pero supimos por su congregación y, más tarde, hablamos con él directamente. Está mejor, pero no debe moverse de la parroquia. Nos comunicó que de aquí a poco, tendrá que dejar la parroquia… Sin lugar a dudas será un momento delicado para nuestro proyecto allí. Días atrás nos pidió ayuda para una beca de manutención a un joven médico salido de la parroquia. Debe especializarse en pediatría, en otra ciudad del país y perderá la beca si nadie le ayuda. Si no aparece alguien, en el presupuesto del próximo año se propondrá vuestra aprobación.

Para Sara, las dificultades económicas del país se han incrementado. El precio de los alimentos básicos ha subido. En agosto volvió a España y me reuní con ella y la directora general de la institución a la que pertenece, en Madrid. Me presentó a la Directora General Feliciana Sanchez y a parte de sus compañeras; la mayoría de avanzada edad. Hablamos de la situación de la Guardería El Ángel, de Sara y de la institución. Hoy en día, la Guardería atiende a unos 220 niños, a quienes se les hace pagar una mensualidad de 130 bolivianos. (El 10% del salario mínimo en Bolivia) Hay 30 personas a sueldo, entre profesoras, cocineras, limpiadoras, seguridad, etc., más dos profesores que el gobierno boliviano pone a disposición de la guardería y que complementan el equipo que atiende a los niños. Es la mejor guardería de la ciudad, la más demandada y la más barata. Por las fotos recibidas, se ve que está bien equipada, aunque falta completar el edificio de informática. Es precisa una persona de seguridad. Los secuestros de niños allí no son algo ocasional, y tienen miedo de que se lleven alguno. La principal fuente de ingresos son las  aportaciones de una mujer alemana que visitó la guardería hace años. Pertenece a una familia industrial minera. Tiene buenas relaciones sociales y hace campaña de recogida de dinero que aporta con regularidad. Es una gran suerte… Actualmente hay una compañera boliviana de la institución, acompañando a Sara en sus tareas. Le ayuda en el control de la guardería y al mismo tiempo, se pone al día en las tareas que conlleva el cargo. Me pidió que os transmitiera su gratitud, por todo lo que hacemos por ella y los niños. Que cada día da gracias por nosotros. La Guardería dispone ahora de medios estables de financiación, no siendo tan necesaria nuestra colaboración. Se plantea enviar solamente ayudas económicas en forma de BECAS para aquellas familias que no puedan pagar la cuota de 130 bolivianos mensuales (18,09 Euros) que se piden.

María Taboada me enseñó cuatro cuentos escritos en inglés y en amárico, lenguas oficiales en Etiopía. Quiere que se traduzcan al añuá, lengua local de Abobo, donde ella trabaja. Sería bueno usar los dibujos, pero no se pueden usar por el Copyright. Uno de los libros está editado en Etiopía y quedamos que pedirá permiso para hacer copias de sus dibujos y texto en añuá. Cabe la posibilidad de que sea más barato imprimir allí en Etiopía que aquí… Otros libros están editados en El Reino Unido y ella contactará con compañeras que hagan la misma gestión en U.K.
Sea lo que sea, nosotros asumiremos el coste, será una edición muy limitada de pocas unidades de cada cuento. Para que los niños los tengan en la biblioteca del colegio.

Se ha presentado a la DGA una solicitud de subvención por medio de la asociación Malawi-Salud, que no ha sido aceptada. También, por medio de esta asociación hermana, hemos sido invitados al mercadillo de la Asociación Estrella de la Mañana, pero por falta de espacio no pudimos participar, aunque agradecemos el detalle. Tenemos a disposición de los socios, el calendario del 2017, que ha elaborado el grupo de la Dra. Carmen Ferrer. Hay una tarea que afrontar. Julio y Sara, van entrando en años y, tarde o temprano dejarán su actividad misionera. Tendremos que analizar con cuidado que los responsables de los posibles proyectos humanitarios sean de total confianza. En Malawi tenemos a la Dra. Carmen Ferrer que va todos los años y nos puede informar, pero en Bolivia… No tenemos a nadie.

Gracias a todos los socios, que a lo largo de 20 años habéis contribuido a mantener vivo este proyecto y que nos ha permitido celebrar el acto del XX aniversario del que os damos cuenta en este boletín.

GRACIAS Y ¡¡FELIZ NAVIDAD A TODOS!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *