A nuestro amigo Luis Cuartero

Presidente de la Asociación Wawitai

A todos los asociados y amigos os comunico que nuestro presidente Luis Cuartero Lapieza, falleció el día 18 de diciembre en Zaragoza a los 79 años de edad, tras sufrir una intervención quirúrgica de corazón que al cabo de varios días no superó.

Desde aquí queremos hacer un pequeño homenaje a su persona y plasmar la personalidad de quien ha impulsado y animado a esta asociación.

Fue una persona que se sentía muy aragonesa y hacía gala de ello. Su padre era de Magallón y su madre de Castilliscar, y él vivió hasta los ocho años en Alagón. Aunque había nacido el 21 de octubre de 1933 en Vitoria de forma circunstancial, porque su padre trabajaba en la azucarera de la ciudad. Ya de adulto fijo su residencia en la casa familiar en la Avenida de Las Torres de Zaragoza.

Estudió la carrera sacerdotal en los seminarios de Alcorisa y Zaragoza completando sus estudios en Salamanca, donde se licenció en Teología. En marzo de 1959 se trasladó al seminario de Sucre (Bolivia), donde formó durante once años a los futuros sacerdotes bolivianos.

Tras su vuelta a España desarrolló toda su función sacerdotal en Zaragoza, salvo un paréntesis de varios años en Madrid.  Una de las tareas de la cual se sentía más gratificado fue la de ser el de director del Colegio de Infantes del Pilar durante más de diez años. Y entre otras actividades fue delegado diocesano de Misiones y de las Obras Misioneras Pontificias, canónigo del Pilar y consiliario de la junta de Acción Católica y del Movimiento de Cursillos de Cristiandad. Lo que le valió recibir diversos galardones a nivel autonómico y nacional.

Era un hombre alegre, polifacético y de gran disponibilidad al servicio de los demás. Le encantaba viajar, habiendo recorrido la geografía nacional y otros países, especialmente Palestina, por la cual sentía gran entusiasmo, que contagió a mucha gente.

Una de sus grandes pasiones fue la Asociación Misionera Wawitai. El nacimiento de Wawitai surgió para ayudar a mantener la guardería “El Ángel” en Santa Cruz de la Sierra –Bolivia-, en un viaje que Luis realizo a ese país en el año 1995. Viendo la necesidad de los niños, nos animó a un grupo de matrimonios a fundar la asociación, aunque no se materializó hasta el año 1996. Precisamente el nombre de Wawitai, lo puso él. Ya que en quechua, el idioma de una buena parte de los campesinos de Bolivia, “wawa” significa niño, y “wawitai”, mi niño querido, y a todos nos pareció muy adecuado.

Desde el primer día él siempre estuvo animando la asociación en un segundo plano. Solo cuando a mediados de 2011, la junta que en aquel momento se planteaba la extinción de la asociación, y siendo que Luis ya estaba liberado de sus responsabilidades eclesiásticas, asumió la dirección de la asociación dándole nuevos bríos y animándonos a todos a continuar con la ayuda a los niños de Bolivia y Malawi. Lo cual ha mantenido hasta el último momento, pues al celebrarse la asamblea anual del 14 de diciembre, se intereso de cómo había transcurrido.

Y desde esta Junta, yo como vicepresidente y presidente en funciones, y toda la Junta, estamos dispuestos a seguir la obra que él impulsó. Continuando en la misma línea de trabajo y con los mismos proyectos, estando abiertos a otros que puedan surgir en el tiempo y se puedan asumir.

Hay personas que dicen “Descanse en paz”, nosotros no. Nosotros decimos: ¡Gracias PADRE! Pues ahora Luis ya VIVE en plenitud a tu lado, ya sabe lo que es sentir la totalidad de AMOR que es.

Él sigue entre nosotros, por lo tanto, continuemos.

¡Hay tantas cosas por las que poder trabajar a favor de la solidaridad y la justicia!

Ernesto Martínez Martín